RONDAS DE FINANCIACIÓN

¿Qué errores frecuentes debes evitar en tu primera ronda de financiación?

Cada vez más, en la sociedad actual en la que nos encontramos, van en aumento las empresas y pequeñas ‘startups’ que con grandes ideas de negocio están mejorando el mercado actual. Por desgracia, muchas han sido las brillantes ideas que por una mala gestión, poco capital, falta de medios o no alcanzar los objetivos necesario para constituir el negocio, se han quedado en el camino.

Por suerte, en la actualidad, gracias a los diversos tipos de financiación externa existentes, muchas organizaciones pueden seguir adelante y alcanzar el éxito con sus proyectos. Por ejemplo, las rondas de financiación se han convertido en un verdadero ‘salvavidas’ para muchas de las empresas que se encuentran en el mercado.

¿Qué es una ronda de financiación?

Una ronda de financiación es una fase o proceso por el cual pasa una empresa que busca conseguir dinero a través de los inversores. Para ello, los nuevos socios de la empresa que entren adquirirán una parte del capital social de la compañía teniendo el control de una parte de la misma. A cambio, la empresa obtiene la posibilidad de crecer y tener éxito de una forma más rápida de lo habitual que le permite, al menos, recuperar el capital que se invirtió inicialmente.

Estas rondas se han convertido en un recurso muy frecuente y que ha sido declarado como una financiación ‘predilecta’ para las ‘startups’. Sin embargo, eso no quita que se puedan cometer errores en los inicios, y aunque se crea que se conoce el funcionamiento de las mismas se caiga en complicaciones que pueden derivar en daños mayores a la larga.

Por ello, hemos recopilado algunos de los errores que se cometen más frecuentemente y que podrían evitarse en alguna de las primeras rondas de financiación de una compañía.

  • No confiar en el tiempo.

A la hora de realizar una ronda de financiación, un emprendedor siempre cree que lo hará mejor que el de al lado y suele haber un problema bastante general principalmente con lo que va ligado al tiempo.

Hay una diferencia bastante grande entre lo que se cree que se va a tardar en cerrar una ronda y lo que realmente se tarda. Una ronda tiene un tiempo medio de cierre estimado de entre 6 y 12 meses y aunque no lo parezca no son tantos, así que es recomendable no confiarse, rebajar las expectativas y ser paciente.

  • No enterarse de qué va el mundo de la inversión.

El mundo de la inversión es mucho más difícil de lo que generalmente se cree, por ello, hay que informarse muy bien antes de empezar un proyecto y sobre todo, una ronda de financiación como es el caso.

Descubre qué implicaciones tiene el introducirse en el mundo de la inversión y date cuenta de qué quiere y qué espera el inversor de ti y qué esperas tú de él.

Es indispensable tener aspectos claros y saber cómo funcionan las relaciones entre ambas partes para, posteriormente, evitar malentendidos.

  • No busques financiación en temporada alta, sino en temporada baja.

Esta es una recomendación bastante común ya que la estacionalidad es un aspecto a tener en cuenta en la gran mayoría de sectores del mercado. Hay momentos de crecimiento y otros de decrecimiento, por ello, debes de identificar cuál es tu momento bueno y el no tan bueno y acudir a una ronda cuando te encuentres en un período de crecimiento.

De este modo, los porcentajes mensuales aumentarán y los inversores tendrán una predisposición mayor a la hora de invertir en tu proyecto o ‘startup’.

  • Debes de administrar tu dinero desde que NO lo tienes. No desde que lo tienes.

El dinero debe estar bien administrado y organizado desde el momento en el que se empieza a desarrollar la compañía y no en el momento en el que se recibe la cuantía. Por ello, una buena organización, sobre todo a nivel financiero, es el punto clave para conseguir que un negocio tenga estabilidad.

Esto es así debido a que, a nivel financiero, todos los documentos de la compañía están ligados de una forma u otra y son los que permiten entender la coherencia y las actuaciones de la empresa sin generar dudas en sus acciones ni tampoco desconfianza hacia los inversores.

  • No estudiar el entorno. Siempre debes de cuantificar el mercado.

Hay muchos aspectos clave dentro de un análisis de una startup, pero uno de los más importantes es el estudio del tamaño del mercado.

Preparar los datos, estudiar el sector, el entorno y acudir a un inversor son algunos de los pasos que se deben de seguir. Si los datos extraídos son muy arriesgados, el inversor debe ser quien lo tenga que juzgar y, por supuesto, no olvides que estos deben de estar sustentados, razonables y aportar fuentes.

  • No identificar a tus competidores.

Este es un error bastante frecuente a la hora de pensar que la idea que se ha llevado a cabo es única y exclusiva en el mundo porque no es así. Probablemente haya mil personas más a las que se les haya ocurrido dicha idea y la estén llevando a cabo. Por ello, es muy importante realizar un análisis exhaustivo del panorama competitivo y de buscar quiénes estén buscando solución al mismo problema que tú.

Además, recuerda que tienes que tratar de conocer casi al 100% el sector en el cual te mueves, ya que si tus inversores conocen mejor que tú el sector, es o porque ya tiene amplia experiencia en dicho sector, lo cual puede rebajar las posibilidades de que invierta en tu empresa, o que tú no estés bien preparado.

Asimismo, sé capaz de descubrir qué hace diferente a tu ‘startup’ de las demás, nadie querría invertir en un mercado saturado donde hay miles de líderes, ¿verdad?

  • Pregunta, pregunta y pregunta.

Por último, pero no menos importante, es un error el aceptar un simple NO por respuesta.

En muchas ocasiones, un NO basta, pero esta no es una de ellas. Puede que el inversor llegue a la conclusión de no invertirte, pero ¿por qué razón?

Pregunta, pregunta y pregunta. Vuelve a explicar las cosas para que no haya malentendidos, ni falta de información por parte del inversor y confía en que si tu idea es buena y está bien desarrollada, no habrá un NO por respuesta.

Desde Blast Off Partners gestionamos tu financiación para que tú te centres al 100% en tu negocio y te ayudamos a crecer trabajando contigo todos los ámbitos de negocio.

Actualmente una de las empresas que impulsamos, Rithmi, se encuentra inmersa en una ronda de financiación a través de Capital Cell, la primera plataforma online de Europa especializada en inversión para proyectos de biomedicina. Una gran oportunidad de inversión para formar parte de un proyecto único para prevenir el ictus.

2019-07-19T08:45:09+00:00
quis, ut dolor Donec dapibus vel,